Inteligencia Colectiva, 1+1 = 3

Inteligencia Colectiva, 1+1 = 3

¿cómo consigue una colonia de hormigas construir un puente, de hormigas, para pasar de un lado al otro lado  de un río?  Son capaces de hacerlo sin un poder centralizado, cada una sabe lo que debe hacer.  Ninguna hormiga sería capaz de hacerlo por si sola, pero el colectivo lo consigue.  Y esta inteligencia colectiva va más allá que la suma de las inteligencias individuales de cada una. En el reino animal son diversos los ejemplos de esta inteligencia.

Científicos del MIT en EEUU han realizado un estudio en el que ha quedado patente que grupos de personas que han demostrado un alto rendimiento en diferentes tipos de tarea no eran necesariamente aquellos grupos con los miembros con un IQ más elevado. Lo que deja claro que la inteligencia colectiva de un grupo no esta directamente relacionada con el promedio de IQ de sus miembros. Wikipedia es un ejemplo de inteligencia colectiva, es un producto intelectual de calidad producido por miles de personas en todo el mundo casi sin control centralizado y superior a lo que podría producir uno de sus miembros y además es gratuito.

Hasta la fecha se ha utilizado el IQ (cociente intelectual) en muchos contextos distintos: como predictivos de rendimiento escolar, indicadores de necesidades especiales educativas, predictivos de rendimiento laboral, etc. En lo referente a equipos de trabajo el esfuerzo se ha centrado en componer equipos con miembros inteligentes (IQ elevado), con la esperanza de obtener así los mejores resultados posibles, pero lo cierto es que, según revela el estudio del MIT, son otros los factores en común que caracterizan a los equipos mas sobresalientes. Estos son:

  • Sensibilidad social
  • Numero de mujeres en el grupo
  • Distribución en los turnos de conversación

El primero hace referencia a la inteligencia social o la capacidad de las personas de “leer” las expresiones faciales, pensamientos o emociones de otras personas. El segundo hace referencia al primer punto y al hecho de que las mujeres, por lo general, son más sensibles socialmente que los hombres. En cuanto al último punto el estudio revela que los grupos en los que los turnos de conversación están más concentrados en unos pocos suelen ser menos inteligentes colectivamente que aquellos en los que el reparto es más equitativo.

Así pues un equipo con personas con sensibilidad social, con mujeres entre sus miembros y con una distribución equitativa en turnos de conversación tenderá a obtener resultados en los que se habrá aprovechado más la inteligencia colectiva de todos.  1 + 1 = 3, la suma del todo es mayor que la suma de las partes.

Más adelante continuaremos adentrándonos en este interesante aspecto de las dinámicas del trabajo en equipo y de los resultados obtenibles cuando se tiene en cuenta la inteligencia colectiva.

Los responsables del estudio anteriormente mencionado son Thomas Malone y Anita Williams Woolley (MIT).  Pierre Levy es otro prolífico divulgador de los beneficios de la inteligencia colectiva.

 

Mauro Delgado

No hay comentarios

Añadir un comentario